Pasión en Viena

(Photo by Ibercamera)

By XAVIER RICARTE     MAY. 14, 2018

La 34a Temporada de Ibercamera clausuró con invitados de lujo, Maria João Pires y la Orquesta de París, bajo la tutela de Daniel Harding.

Primera parte con el Concierto para piano núm.3 de Ludwig van Beethoven. Una orquesta con máxima atención a las órdenes del joven director. Entrada con firmeza y poder, anunciando la entrada del piano y reafirmando un intenso Do menor. Filtros diferentes en cada sección que se adaptaban a las decisiones de la solista completando el conjunto con deliciosa riqueza. Fraseo exquisito por parte de la pianista portuguesa que creaba una resonancia mesurada pero fresca encima de un cojín expectante por parte de la formación orquestal. Ideas claras y plasmadas con gusto que aparecían de forma natural.

Germinaba la creación de una línea pura, mágica y brillante abrazándose junto a un silencio profundo en el ambiente. Un segundo movimiento liderado por un tempo Largo que creaba paz y un estremecedor sentimiento. Pires alzaba un amable y proyectado cantabile en unas frases largas y llenas de valor que Harding reponía con elegancia y empatía.

Poder y potencia formaban un 3r movimiento con carácter y gracia. Virtuosismo e ímpetu en los dos bandos, y unas pequeñas manos que recorrían todo el teclado con vivacidad. Fascinante y jocosa cadencia a tempo Presto cerraban un Beethoven impoluto.

Para reafirmar su gozo y pasión por el compositor alemán, la pianista nos obsequió con el 2o movimiento Adagio cantabile de la Sonata op 13 “Patética”. Una interpretación angelical, pura y reposada, regalando una impregnante satisfacción.

La considerada Heroica de Johannes Brahms, Sinfonía número 3 en Fa mayor, formaba la segunda parte del concierto a manos de la Orquesta de París y Daniel Harding.

Una entrada magistral y sublime. Un dialogo interno entre secciones que formaban figuras diversas y con finura. Un segundo movimiento Andante donde se nos mostraba unas cuerdas con largo fraseo, densidad y un poco reservadas. Tensión y distensión iban creando un extenso relato.

Un 3r movimiento Poco allegretto con aire bello y expresado con gran sentimiento. Una habla constante entre viento y cuerda que daban calma, trasladando los temas con diversidad y modelando una fina columna de notas. Y para finalizar un Allegro ingenioso y con agarre. Contrastes imponentes y exigentes. Ritmo marcado, indicaciones claras e ideas muy coloridas.

Unos minutos intensos pero atractivos, saboreando un Beethoven y un Brahms de buena calidad.

ibercamera.com

Cronica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *